Ligia Berrios es miembro de la iglesia Santidad a Jehová en el barrio Eugenio Pérez, un barrio vecino al basurero de la ciudad de León.

En este barrio, la mayoría de las familias encuentran su sostén económico en las actividades de reciclaje de plástico y otros materiales, y muchas de ellas viven bajo la línea de la pobreza.

Además de las dificultades económicas, este barrio ha padecido el flagelo de la violencia y la inseguridad, “pero el tiempo que hemos invertido con la Estrategia de Transformación Urbana (ETU) no ha sido en vano”, expresa Ligia, quien ha participado en el Equipo ETU de su comunidad por varios años.

“He visto cómo este barrio ha pasado de ser un lugar peligroso a ser un lugar muy seguro”, comenta Ligia. “Ahora las mujeres que regresan de sus trabajos en horas de la noche pueden llegar tranquilas a sus casas, sin el temor a ser asaltadas en la calle”, añade.

Doña Ligia Berríos comenta que a través del equipo ETU de su barrio, han elaborado planes de transformación, “y hemos trabajado mucho con la juventud, quienes eran los protagonistas de la inseguridad que había antes; muchos de ellos ahora colaboran y velan por la buena imagen de este barrio,” comenta con una gran sonrisa.