Harold Sánchez es pastor de la Iglesia Nueva Jerusalén en uno de los barrios más populosos de Managua: Villa Venezuela, barrio que también aparece entre los más afectados por la inseguridad ciudadana en la capital de Nicaragua. “Aquí hay mucha droga, muchos jóvenes desocupados, mucho robo y delincuencia” describe el pastor Harold. Pero en este sitio difícil, la Iglesia Nueva Jerusalén continúa predicando el evangelio y preocupándose por su comunidad.

Como parte de esta preocupación por ser una iglesia más saludable, el pastor Harold Sánchez junto a dos los líderes clave de la iglesia, ha estado participando en los talleres de capacitación “Mejores Iglesias 1”. Mes a mes este pastor y sus líderes hacen un complicado recorrido de 20 kms. atravesando toda la ciudad de Managua para llegar hasta el Centro Nehemías y participar de los talleres.

Estas capacitaciones, para mí, han sido algo que ha abierto mis ojos hacia varios aspectos que no entendíamos bien, o que no le estábamos poniendo la debida atención como iglesia”, explica el pastor Sánchez, “y así como ha sido de bendición para mí, así como yo lo he recibido con gozo y con mucho interés, también el liderazgo de la iglesia lo ha recibido, añadió. El pastor Sánchez ha estado impartiendo las lecciones sobre Indicadores de una iglesia saludable a su equipo de 12 líderes, usando el material facilitado por Centro Nehemías.

Durante una visita de seguimiento del Equipo Facilitador de Centro Nehemias a la iglesia Nueva Jerusalén, en el mes de marzo, pudimos constatar que el liderazgo de la iglesia, efectivamente, está alimentando una visión más clara para impactar su comunidad; están adquiriendo mayor interés por un liderazgo más fuerte y un mayor compromiso con el discipulado hacia las personas marginadas de su comunidad.