Nuestro Contexto

Nicaragua es un país conocido por su fe en Dios. Más del 95% de los nicaragüenses se confiesa creyente, temeroso y dependiente de Dios.

Esta fe se manifiesta en muchos espacios de culto, celebraciones a lo largo del año y, más recientemente, a través de una disposición del gobierno de la República de relacionarse con los creyentes usando un lenguaje notablemente religioso.

Nuestro Contexto

Estudios recientes (Diciembre 2014) indican que la población creyente está diversificándose. Algunas expresiones del cristianismo están creciendo, mientras otras disminuyen o se dividen, y el panorama religioso se muestra así:

%

Catolicos

%

Sin denominación

%

Evangelicos

%

Otras denominaciones

%

Ateos

Nicaragua es considerada como la nación más segura de la región centroamericana y sexta más segura de Latinoamérica y el Caribe según el Índice de Paz Global 2014, con una tasa de homicidios de 8.7 por cada 100 mil habitantes. (Nuestro país vecino, Honduras, registra una tasa de homicidios de 68 por cada 100 mil habitantes).

Las cifras macroeconómicas también son alentadoras. Un crecimiento económico anual cercano al 5%, posiciona a Nicaragua entre las economías más dinámicas de Latinoamérica. El actual clima de inversión y su posición estratégica en el istmo centroamericano, está convirtiendo a nuestro país en una plataforma para la expansión regional para muchas compañías multinacionales.

Sin embargo, a la par de estos avances, algunos aspectos de la vida nacional persisten como desafíos profundos, especialmente aquellos que tienen que ver con la transparencia en la gestión pública, la independencia de los Poderes del Estado y el respeto a la libertad de expresión y participación ciudadana, entre otros.

Las desigualdades en Nicaragua se están profundizando. La brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor, y aún después de ocho años con diferentes programas de gobierno orientados a la reducción de la pobreza, los indicadores apenas han mejorado.

Los resultados de La Encuesta de Hogares para medir la Pobreza en Nicaragua del FIDEG (Fundación Internacional para el Desafío Económico Global, presentados en noviembre del 2014) sugieren que en el año 2013, a nivel nacional la incidencia de la pobreza general se redujo porque disminuyó la proporción de pobres no extremos -esencialmente en el área urbana-. No obstante la incidencia de la pobreza extrema aumentó. El aumento de la incidencia de la pobreza extrema se dio principalmente en el área rural. En Nicaragua el alto grado de desigualdad es evidente. En términos de Necesidades Básicas, las principales deficiencias de los hogares nicaragüenses son: el hacinamiento, los servicios básicos insuficientes y la dependencia económica.

Además, los indicadores relacionados al mercado laboral sugieren que en el año 2013 había menos personas trabajando que las que había en el 2012, pues la tasa de actividad disminuyó y aumentó la tasa de desempleo abierto. También señalan que más del 70% de los ocupados se encuentran en la informalidad laboral, gran parte de ellos son trabajadores por cuenta propia y esta forma de empleo es particularmente frecuente en el caso de las mujeres.

“Las desigualdades en Nicaragua se están profundizando. La brecha entre ricos y pobres es cada vez mayor, y aún después de ocho años con diferentes programas de gobierno orientados a la reducción de la pobreza, los indicadores apenas han mejorado.”

Los resultados no permiten afirmar que del año 2012 al 2013 el nivel educativo de la población nicaragüense ha experimentado mejoras trascendentes. En promedio los nicaragüenses siguen teniendo 6 años de estudio aprobados, es decir que apenas logran completar el primer nivel de educación formal.

La tasa de analfabetismo de las personas de 10 años y más se situó en 15.7% a nivel nacional en el 2013. Según las metas de desarrollo del milenio, para el año 2015 la tasa de analfabetismo en Nicaragua no debe superar el 10%.

La tasa neta de matrícula de primaria se redujo 3 puntos porcentuales, a este ritmo pareciera poco probable alcanzar la universalidad de la educación primaria para el año 2015.